• Centro Especial de Empleo JUAN XXIII: La jardinería es un servicio altamente valorado por los ciudadanos, y ayuda a transmitir una visión positiva de la discapacidad intelectual.
  • Centro Especial de Empleo JUAN XXIII: Al trabajar para organismos públicos las personas con discapacidad intelectual realizan sus trabajos en colaboración con otros profesionales de la jardinería.
  • El entorno de la Asociación JUAN XXIII: La Fundación Juan XXIII tiene su sede en el contorno privilegiado de la Asociación Juan XXIII, y representa el derecho de las personas con discapacidad intelectual a recibir servicios de calidad.
  • Centro Especial de Empleo JUAN XXIII El empleo de calidad aporta al trabajador bienestar personal y compromiso con el resultado del trabajo.
  • Centro Especial de Empleo JUAN XXIII La amabilidad y la vocación de servicio son señales de identidad de los trabajadores del centro especial de empleo Juan XXIII
  • Responsabilidad Social Empresarial La Fundación Juan XXIII desarrolla programas de responsabilidad social que van más allá del trabajo con las personas con discapacidad intelectual, indagando en el aprovechamiento de los residuos en beneficio del medio ambiente.

HERRAMIENTAS DE CALIDAD DE VIDA: CURSO PERMANENTE DE COCINA TRADICIONAL.

Clase de cocina

 

Desde el mismo día en que la Fundación Juan XXIII  inició su actividad sus  fundadores quisieron remarcar que el proyecto debía promover por igual oportunidades de empleo y calidad de vida para las personas con discapacidad. Por eso, quisieron reservar un amplio espacio para realizar acciones de promoción personal y social, considerando que junto con un empleo de calidad las personas  alcanzarían  altos niveles de calidad de vida.

Tal como se esperaba, el   empleo estable brindó a las personas con discapacidad la oportunidad de emprender proyectos de vida libremente deseados, ajustados a sus posibilidades y convenientemente apoyados por sus familias y por la Fundación Juan XXIII.

En coherencia con el deseo por los fundadores, las personas con discapacidad cuentan con apoyos (profesionales y proyectos) orientados a reforzar sus habilidades para llevar una vida lo más independiente posible.

Desde el mes de septiembre la fundación emprendió una actividad de cocina tradicional pensada para que los trabajadores del centro especial de empleo tengan la posibilidad de ser protagonistas también de su salud, de su alimentación y de una forma más de desarrollo personal.

Una vez más las personas con discapacidad han encontrado en la sociedad y en sus instituciones los apoyos que necesitan. A la Fundación le bastó con orquestar la coincidencia de todos en un fin común. Así cada viernes nuestra incansable  amiga Helena, jubilada de los fogones, se ve con nuestros trabajadores en la casa Azul para disfrutar del momento, de las personas y sobre todo de  compartir su saber y su amor por los demás.

-¿Y al final qué? -Pues nada… no hay final-, solo  un principio y mucha autoestima por ganar cada viernes y cada día en sus  casas.

Desde ahora CALIDAD DE VIDA!!!

Clase de cocinaClase de cocina